Menu

Central nuclear de Embalse,
Argentina 

Energía nuclear en Argentina

Energía nuclear en Argentina

El consumo de electricidad en Argentina ha crecido fuertemente desde 1990. El consumo per cápita fue de poco más de 2000 kWh / año en 2002 y aumentó a alrededor de 3000 kWh / año en 2015. La producción bruta de electricidad en 2016 fue de 147 TWh, con 75 TWh (51%) de gas natural, 38 TWh (26%) de energía hidráulica, 21 TWh (14%) de petróleo, 3 TWh (2%) de carbón, 8 TWh (5% *) de energía nuclear y 10 TWh de importación neta. El total de la energía eléctrica producida mediante combustibles fósiles es de 99TWh.

En Argentina , aproximadamente el 10% de la electricidad proviene de 3 reactores nucleares operacionales: la central nuclear de Embalse, un reactor CANDU, y la planta nuclear Atucha 1 en 1974, un diseño alemán de PHWR. En 2001, la planta fue modificada para quemar uranio ligeramente enriquecido, lo que la convierte en el primer reactor PHWR en quemar ese combustible nuclear en todo el mundo. La central nuclear de Atucha originalmente fue planeada para ser un complejo con varios reactores. Atucha 2 (similar a Atucha1 pero más potente) comenzó a producir energía el 3 de junio de 2014, se espera que produzca 745MWh. Se han anunciado planes para Atucha III, un tercer reactor en el complejo de Atucha.

En Argentina, la producción de energía eléctrica es en gran parte privatizada, y está regulada por el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad). La capacidad instalada es de unos 35 GW, alrededor del 11% de los cuales es de autoproductores y los generadores privados.

Argentina también tiene algunos otros reactores de investigación, y exporta tecnología nuclear. Nucleoeléctrica de Argentina y Atomic Energy of Canada Limited están negociando los contratos y el modelo de entrega de proyectos para una nueva central nuclear de 740 MWe CANDU.

Desarrollo de la industria nuclear argentina

En 1950 se creó la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Esta comisión dio lugar a una serie de actividades centradas en la investigación y desarrollo de la energía nuclear en Argentina, incluyendo la construcción de varios reactores nucleares de investigación. Actualmente están operando cinco reactores nucleares de investigación con la previsión de construir un sexto reactor de energía nuclear.

En 1964 Argentina empezó a interesarse plenamente en la energía nuclear y realizó un estudio de viabilidad para construir una planta en la región de Buenos Aires de 300 a 500 MW. La política del país se basaba firmemente por el uso de reactores nucleares de agua pesada utilizando uranio natural como combustible nuclear. Las ofertas más atractivas y que finalmente se aceptaron fueron las de Canadá y Alemania. Como resultado se construyó la central nuclear de Atucha, en Lima, a 115 km al noroeste de Buenos Aires.

Central nuclear Atucha I - ArgentinaLa cental nuclear Atucha 1 entró en funcionamiento en 1974 convirtiéndose en la primera central nuclear argentina.

En 1967, se realizó un segundo estudio de viabilidad de una planta nuclear más grande en el Embalse de la región de Córdoba, a 500 km tierra adentro. En este caso, se seleccionó un reactor CANDU-6 de la Atomic Energy of Canada Ltd. (AECL), en parte debido al acuerdo de transferencia de tecnología que acompañaba, y fue construido con la empresa italiana Italimpianti. La central nuclear de Embalse entró en funcionamiento en 1984. En 2010, se firmó un acuerdo para la renovación de la planta y ampliar su vida útil por 25 años. Se aprovechó para aumentar la potencia aproximadamente en un 7% con una inversión de $ 240 millones. Actualmente está funcionando alrededor del 80% de su capacidad para limitar el daño de neutrones en los tubos de presión.

En 1979 se proyectó una tercera central nuclear en Argentina - Atucha 2 - a raíz de una decisión del gobierno argentino de tener cuatro unidades más que entraran en funcionamiento entre 1987 y 1997. Fue un diseño de Siemens. La construcción se inició en 1981. Sin embargo, el trabajo avanzó lentamente debido a la falta de fondos y se suspendió en 1994 con un 81% de la planta construida.

En 1994, se creó Nucleoeléctrica Argentina SA (NASA) para hacerse cargo de las centrales nucleares de la CNEA y supervisar la construcción de Atucha 2.

El diseño de las unidades de Siemens Atucha PHWR era exclusivo de Argentina, y la NASA buscó la experiencia de Alemania, España y Brasil para completar la unidad. En 2003, se presentaron los planes para completar los 692 MW de Atucha 2. En agosto del 2006, el gobierno anunció un plan de EE.UU. de 3500 millones de dólares para desarrollar la energía nuclear en Argentina. Se trataba de terminar Atucha 2 y extender la vida útil de funcionamiento de Atucha 1 y Embalse.

El objetivo era que la energía nuclear formara parte de una expansión de la capacidad de generación para satisfacer la creciente demanda. Mientras tanto, se llevó a cabo un estudio de viabilidad sobre un reactor de cuarta generación para iniciar la construcción a partir del 2010.

En julio de 2014, el presidente ruso Vladimir Putin firmó un acuerdo de cooperación en energía nuclear con la presidenta argentina Cristina Fernández Kirchner , durante una visita al país.

En febrero de 2015, la presidenta argentina Cristina Kirchner y el presidente chino Xi Jinping firmaron un acuerdo de cooperación, y se propuso la construcción de una central eléctrica de diseño Hualong One.

En diciembre de 2015 , se inauguró una nueva planta de enriquecimiento de uranio para fabricar combustible para las plantas nucleares de Argentina, ubicadas en Pilcaniyeu . La planta utilizará técnicas de difusión gaseosa y láser más modernas.

China y Argentina acordaron un contrato para construir un reactor derivado de CANDU 6 de 700 MWe . Su construcción estaba prevista para comenzar en 2018 en Atucha, pero fue suspendida indefinidamente por el gobierno de Mauricio Macri debido a problemas financieros. El inicio de la construcción de una planta Hualong One de 1000 MWe está previsto para 2020.

Reactor nuclear CAREM

Otro aspecto del plan del 2006 fue un paso hacia la construcción de un prototipo de 27 MW del reactor CAREM. Actualmente está en la etapa de pre-construcción en la provincia noroeste de Formosa.

El reactor nuclear CAREM fue desarrollado por la CNEA e INVAP ( Investigación Aplicada ). El reactor CAREM nuclear es un sistema modular de 100 megavatios térmicos con un reactor nuclear de agua presión simplificado con los generadores de vapor integral.

Este reactor está diseñado para ser utilizado para la generación de electricidad (27 MWe netos) o como un reactor de investigación o para la desalación de agua. Estudios recientes han valorado la posibilidad de aumentar la escala de 100 o 300 MWe. Se trata de un diseño maduro que podría ser desplegado dentro de una década.

Recursos de uranio en Argentina

Los recursos de uranio de Argentina, son sólo unas 15.000 tU, a pesar de que la CNEA estima que hay unas 55.000 tU como "objetivos de exploración". A partir de mediados de 1950 se llevó a cabo una exploración de uranio y un poco de la minería, pero la última mina cerró en 1997 por razones económicas.

Sin embargo, en Argentina hay planes para reabrir la mina de Sierra Pintada CNEA en Mendoza, en el centro-oeste, cerrada desde 1997. También es conocida como la mina de San Rafael y el Molino. La reanudación de la minería del uranio forma parte del plan del 2006.

En 2007, la CNEA llegó a un acuerdo con el Gobierno Provincial de Salta, en el norte del país para reabrir la mina de uranio Don Otto, que funcionó de manera intermitente desde 1963 hasta 1981.

Gestión de residuos radiactivos en Argentina

Desde abril del 1997 la Ley Nacional de la Actividad Nuclear asigna la responsabilidad de la CNEA para la gestión de los residuos radiactivos, que crea un fondo especial para tal fin.

Los residuos de baja y media actividad, incluido el combustible usado de los reactores de investigación se manejan en las instalaciones de la CNEA Ezeiza. El combustible utilizado se almacena en cada central.

La CNEA es también responsable de desmontar los equipos, que deben ser financiados progresivamente por cada operación de la planta.

Regulación y seguridad

En 1994, la Autoridad Regulatoria Nuclear ( Autoridad Regulatoria Nuclear de , ARN) se formó y se hizo cargo de todas las funciones de regulación de la Junta Nacional de Regulación Nuclear ( Ente Nacional Regulador Nuclear de , ENREN) y la CNEA. Así como del la protección contra las radiaciones, también es responsable de la seguridad, licencias y garantías. Depende directamente del Presidente.

La Ley de Actividad Nuclear de 1997 establece las funciones respectivas de la CNEA y la Autoridad Reguladora Nuclear. El Código Nacional de Minería de 1994 estipula que el gobierno tiene la primera opción para comprar todo el uranio producido en Argentina, después de garantizar el suministro interno. También regula las actividades de desarrollo contra las normas ambientales.

Tratado de no proliferación de la energía nuclear

Dentro de la historia de la energía nuclear, el Tratado de No Proliferación Nuclear es un tratado abierto a la firma el 1 de julio de 1968, en vigor desde el 5 de marzo de 1970, que restringe la posesión de armas nucleares y forma parte por tanto de los esfuerzos de la comunidad internacional para impedir la proliferación de armas de destrucción masiva. Lo integra la gran mayoría de los Estados soberanos​. Sólo a cinco Estados se les permitió la posesión de armas nucleares: los Estados Unidos (firmante en 1968), el Reino Unido (1968), Francia (1992), la Unión Soviética (1968, sustituida por Rusia), y la República Popular de China (1992). La condición especial de estos cinco "Estados Nuclearmente Armados" (NWS o Nuclear Weapons States) se definió a partir de que eran los únicos que habían detonado un ensayo nuclear hasta 1967. Son los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Argentina forma parte en el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) desde 1995 como un estado sin armas nucleares, y ha sido parte en el Tratado de Tlatelolco desde 1994. Sin embargo, las salvaguardias totales han operado desde 1991 en colaboración con la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), bajo los auspicios del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Argentina no ha firmado el Protocolo Adicional en relación con sus acuerdos de salvaguardias con el OIEA. El país es miembro del Grupo de Suministradores Nucleares.

valoración: 3.4 - votos 101

Última revisión: 24 de mayo de 2019