Menu

Central nuclear de Isar, Alemania

El plasma, el cuarto estado de la materia

El plasma, el cuarto estado de la materia

El plasma es un gas ionizado, uno de los cuatro estados clásicos de agregación de la materia.

Este gas está compuesto por átomos ionizados y contiene electrones libres e iones positivos y negativos. En un sentido más amplio, un plasma puede estar compuesto por cualquier partícula cargada.

Cuando el gas se calienta a temperaturas suficientemente altas, pasa al plasma. En estas condiciones, también se llama el cuarto estado de agregación de materia (después de sólido, líquido y gaseoso).

¿Que relación tiene el plasma con la electricidad y las auroras boreales?

Dado que las partículas de un gas son móviles, el plasma tiene la capacidad de conducir corriente eléctrica. En consecuencia, los plasmas pueden generar un campo eléctrico y son fuertemente influídos por los campos magnéticos.

Los tubos fluorescentes o las luces de neón contienen plasma que calienta y agita la electricidad.

Las auroras boreales son ejemplos de plasma generado de forma natural. El viento solar está formado por partículas cargadas de muy alta energía que forman un plasma difuso. Cuando ésas partículas chocan con la atmósfera la ionizan, y se produce la aurora boreal.

¿Cuáles son las diferencias entre los estados de la mateira gaseoso y el plama?

A menudo se hace referencia al plasma como el cuarto estado de la materia.

El plasma se diferencia de los tres estados agregados menos energéticos de la materia, aunque es similar a la fase gaseosa en que no tiene una forma ni un volumen definidos.

Hasta ahora, existe una discusión sobre la cuestión de si el plasma es un estado separado de agregación o simplemente un gas caliente. La mayoría de los físicos creen que el plasma es más que un gas.

El plasma en el universo

Según los conceptos actuales, el estado de fase de la mayor parte de la materia bariónica del Universo es plasma.

Todas las estrellas están compuestas de plasma, e incluso el espacio entre ellas está lleno de plasma, aunque muy enrarecido.

Por ejemplo, el planeta Júpiter ha concentrado en sí mismo prácticamente toda la sustancia del Sistema Solar, que se encuentra en estado "no plasmático" (líquido, sólido y gaseoso). En este caso, la masa de Júpiter es solo aproximadamente el 0,1% de la masa del sistema solar, y el volumen es incluso menor: solo 10-15 %.

Las partículas de polvo más pequeñas que llenan el espacio exterior y llevan una cierta carga eléctrica sobre sí mismas, en conjunto, pueden considerarse como un plasma que consiste en iones cargados superpesados.

Autor:

Fecha publicación: 16 de febrero de 2021
Última revisión: 17 de febrero de 2021