Menu

Accidente nuclear de Chernobyl, Unión Soviética

Ciudad de Prypiat abandonada
Accidente nuclear de Chernobyl 

Sala de control de Chernobyl.
Antes del accidente nuclear

Estado actual de la sala de control.
Accidente nuclear de Chernobyl 

Consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl

Consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl

El accidente nuclear de Chernóbil dio lugar a un posterior incendio. Este incendio aumentó los efectos de dispersión de los productos radiactivos, y la energía térmica acumulada por el grafito todavía dio mayor magnitud al propio incendio y a la dispersión atmosférica. Debido a la explosión del reactor y del posterior incendio se desencadenaron una serie de consecuencias en muchos aspectos. En esta sección analizamos las consecuencias relacionadas con la salud, el medioambiente, consecuencias técnicas y políticas relacionadas con del desastre nuclear de Chernobyl.

De los productos radiactivos liberados eran especialmente peligrosos el yodo-131 (cuyo período de semidesintegración es de 8,04 días) y el cesio-137 (con un período de semidesintegración de unos 30 años), de los cuales, aproximadamente la mitad, salieron de la cantidad contenida en el reactor nuclear. Además, se estimó que todo el gas xenón fue expulsado al exterior del reactor atómico. Estos productos se depositaron de forma desigual, dependiendo de su volatilidad y de las lluvias durante esos días.

Los más pesados se encontraron en un radio de 110 km, y los más volátiles alcanzaron grandes distancias. Así, además del impacto inmediato en Ucrania y Bielorrusia, la contaminación radiactiva alcanzó zonas de la parte europea de la antigua Unión Soviética, y de Estados Unidos y Japón.

Durante los siete meses siguientes al accidente atómico, los restos del reactor nuclear 4 accidentado fueron enterrados por los liquidadores, mediante la construcción de un “sarcófago” de 300.000 toneladas de hormigón y estructuras metálicas de plomo para evitar la dispersión de los productos de la fisión nuclear. En principio, este sarcófago fue una solución provisional y debía estar bajo estricto control dada su inestabilidad a largo plazo, ya que podía producirse un hundimiento.

¿Cuáles fueron las consecuencias sobre la salud del accidente nuclear de Chernobyl?

Programa Internacional sobre los Efectos en la Salud del Accidente de Chernobyl

Para determinar los efectos de la radiación sobre la salud de las personas, la Organización Mundial de la Salud desarrolló el IPHECA (Programa Internacional sobre los Efectos en la Salud del Accidente de Chernobyl), de modo que pudieran investigarse las posibles consecuencias sanitarias del accidente. Estas consecuencias incluían efectos relacionados con la ansiedad producida en los habitantes de las zonas más contaminadas como resultado de la evacuación de sus casas, y del miedo a posibles daños futuros en la salud por los efectos biológicos de la radiación. Además, el programa proporcionaba asistencia técnica al sistema sanitario nacional de Bielorrusia, a la Federación Rusa y a Ucrania, para aliviar las consecuencias sanitarias del accidente de Chernobyl.

Los resultados obtenidos con los proyectos piloto IPHECA han mejorado considerablemente el conocimiento científico de los efectos de un accidente radiactivo en la salud humana, para que puedan sentarse las bases de las guías de planificación y del desarrollo de futuras investigaciones.

Consecuencias inmediatas sobre la salud

Consecuencias del accidente nuclear de ChernobylLas consecuencias inmediatas del accidente sobre la salud de las personas afectadas por el accidente nuclear de Chernóbil fueron las siguientes:

237 personas mostraron síntomas del Síndrome de Irradiación Aguda (SIA), confirmándose el diagnóstico en 134 casos. 31 personas fallecieron durante el accidente, de las cuales, 28 (bomberos y operarios) fueron víctimas de la elevada dosis de radioactividad, y 3 por otras causas. Después de esta fase aguda, 14 personas más han fallecido en los diez años posteriores al accidente.

Entre 600.000 y 800.000 personas (trabajadores especializados, voluntarios, bomberos, militares y otros) llamadas liquidadores, encargadas de las tareas de control y limpieza, fallecidas en distintos períodos.

16.000 habitantes de la zona fueron evacuados varios días después del accidente, como medida de protección frente a los altos niveles de radioactividad, estableciéndose una zona de exclusión en los territorios más contaminados, en un radio de 30 km alrededor de la instalación.

565 casos de cáncer de tiroides en niños fundamentalmente (de edades comprendidas entre 0 y 14 años) y en algunos adultos, que vivían en las zonas más contaminadas (208 en Ucrania, 333 en Bielorrusia y 24 en la Federación Rusa), de los cuales, 10 casos han resultado mortales debido a la radiación.

Consecuencias del accidente nuclear de ChernobylOtros tipos de cáncer, en particular leucemia, no han registrado desviaciones estadísticamente significativas respecto a la incidencia esperada en condiciones normales.

Efectos psicosociales producidos por causas no relacionadas con la radiación, debidos a la falta de información, a la evacuación de los afectados y al miedo de los efectos biológicos de la radiación a largo plazo. Estos efectos fueron consecuencia de la reacción de sorpresa de las autoridades nacionales ante el accidente nuclear de Chernobyl, en cuanto a la extensión, duración y contaminación a largas distancias. Como los procedimientos de emergencia eran inexistentes, había poca información disponible, haciéndose notar la desconfianza y la presión pública para que se tomaran medidas, pero las decisiones oficiales no tuvieron en cuenta los efectos psicológicos de la población, llevándose a cabo interpretaciones erróneas de las recomendaciones de la International Commission On Radiological Protection (ICRP) para los niveles de intervención de los alimentos. Todo esto se vio traducido en un importante número de alteraciones para la salud, como ansiedad, depresiones y varios efectos psicosomáticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) compró equipos y suministros médicos para los 3 países (Bielorrusia, Federación Rusa y Ucrania) por valor de cerca de 16 millones de dólares. El resto de los gastos de los proyectos piloto se dedicó a ayudas a los programas, reuniones científicas, cursos de entrenamiento en instituciones extranjeras de investigación y en instituciones clínicas para 200 especialistas, y a proporcionar capital para continuar con las actividades del programa IPHECA. 

    Rangos de dosis de radiación recibida

    Según la Agencia de Energía Atómica (NEA) de la OECD, los rangos de dosis de radiación, recibidos por los distintos grupos, fueron los siguientes:

    • Liquidadores: del total de los liquidadores, unos 200.000 recibieron dosis variables desde 15 a 170 milisievert (mSv).
    • Evacuados: las 116.000 personas evacuadas, la mayor parte de un radio de acción de la central de 30 km, recibieron dosis altas (el 10% más de 50 mSv y el 5% más de 100 mSv), especialmente en el tiroides por incorporación de yodo-131. La zona más evacuada fue Prypiat, a 2 km escasos de la central nuclear de Chernobyl, convirtiéndose en una “ciudad fantasma” al abandonar la ciudad las 60.000 personas que vivían allí.
    • Habitantes de las áreas contaminadas: alrededor de 270.000 personas continuaron viviendo en áreas contaminadas, de modo que los niños recibieron altas dosis en tiroides, debido a la ingestión de leche contaminada con yodo-131 durante las primeras semanas después del accidente. Tras el control de los alimentos, durante el período 1986-1989, el rango de dosis de cesio-137 en el suelo fue de 5 a 250 mSv/año, con una media de 40 mSv/año.
    • Resto de la población: los materiales radiactivos volátiles se extendieron por todo el hemisferio norte, aunque las dosis recibidas por la población fueron muy bajas y carecen de importancia desde el punto de vista de la protección radiológica. Las dosis de radiación, durante el primer año, oscilaron en Europa entre 0,005 y 0,5 mSv, en Asia entre 0,005 y 0,1 mSv, y en el Norte de América fueron del orden de 0,001 mSv.

    Otros estudios sobre la salud

    Consecuencias del accidente nuclear de ChernobylOtro estudio obtiene diferentes resultados respecto a Chernobyl. Según este, medio millón de personas han muerto y los datos suministrados por Ucrania no son completas. Este sería el número de personas (500.000) que habrían perdido la vida, debido a la nube radiactiva, que contaminó gran parte de Europa. Y otras 30.000 morirían en los próximos años. Estas evaluaciones, presentan una diferencia importante con las investigaciones de la OMS y el OIEA.

    Según Greenpeace en total han sido contaminadas con cesio -137 un 30% de las áreas en las que viven nueve millones de personas. Según un técnico del centro científico del gobierno ucraniano, en Ucrania se registran casos de cáncer de tiroides, leucemias y mutaciones genéticas que no aparecen en las estadísticas de la OMS, y que eran prácticamente desconocidas hace veinte años.

    ¿Cuáles fueron las consecuencias ambientales del desastre nuclear de Chernobyl?

    Consecuencias del accidente nuclear de ChernobylEl reactor nuclear 1 de la central nuclear de Chernobyl tenía unas ciento noventa toneladas de combustible nuclear en el momento del accidente. Algunas estimaciones calculan qua alrededor del 3,5% de éste fue emitido a la atmósfera, pero estos datos no son nada seguras, ya diferentes estimaciones sitúan la cantidad de combustible emitido en cifras extraordinariamente dispares, que van entre el 5% y el 97%.

    Los nucleidos radiactivos de cesio -137 (que emite radiactividad beta), yodo -131 (desintegración beta) y telurio -132 (desintegración beta) y en menor grado estroncio -90 (desintegración beta) y plutonio-141 (radiactividad alfa) entre otros, una vez liberados al aire, no se extienden más de manera homogénea, en concentraciones concéntricas con centro en la central. Estos nucleidos radiactivos se desplazan con las masas de aire según la meteorología del momento, y sobre todo ligadas a las pequeñas partículas sólidas (aerosoles) de estas masas de aire, procedentes de los humos del incendio, contaminación atmosférica presentes en la naturaleza. Estas pueden ser paradas y acumuladas en encontrarse con obstáculos, como puede ser un árbol (que detiene la partícula radiactiva, impidiendo que se mueva, y las radiaciones alfa y beta que emite, las radiaciones gamma no) o una montaña, pero el calor del incendio hizo que los nucleidos radiactivos fueran liberados a mucha altitud, lo que facilitó que se desplazaran sin ser parados a lo largo de miles de kilómetros y casi llegando a los Pirineos.

    La contaminación radiactiva se extendió hacia los continentes asiático y sobre todo europeo en olas de bolsas de aire en general más concentradas en el inicio de su trayectoria y más difundidas. Estas bolsas de aire también abarcaron zonas mayores, a medida que iban avanzando. Destacaron seis olas, en forma de pétalos irregulares saliendo de Chernobyl.

    Consecuencias técnicas relacionadas con el desastre nuclear de Chernobyl

    El estudio de las causas del accidente hizo que los nuevos diseños de reactores y centrales nucleares en todo el mundo fuera diferente. Los siguientes estudios tuvieron en cuenta otras posibles malos funcionamientos y accidentes, e imaginando e imponiendo los medios adecuados para evitarlos y también medidas de seguridad activas y pasivas que, en el caso poco probable que igualmente hubiera alguno de estos incidentes, minimizar los efectos y que la radiación no pase al exterior.

    Las centrales nucleares existentes que no cumplían estos nuevos criterios se cerraron o se adaptaron. En enero de 1993, la IAEA revisó el análisis sobre las causas del accidente, atribuyéndole un error en el diseño del reactor atómico.

    En toda Europa se creó una red de aparatos de detección y control de radiactividad atmosférica repartidos por todo su territorio que permiten observar y tomar las medidas necesarias en casos de accidentes, fugas o cualquier tipo de accidente que implique radiaciones ionizantes en la atmósfera. También permiten medir la radiactividad lo que se utiliza también para el estudio de modelizaciones del comportamiento de las masas de aire.

    A nivel ambiental y sanitario hubo grandes cambios relacionados con valores de dosis (de radiaciones y también de otros contaminantes) que a partir de entonces las normas considerarían como admisibles. Se añadieron criterios normativos referentes a la contaminación en general, como por ejemplo el polvo (partículas), que ahora se sabe que, si no tienen unos efectos tan inmediatos como las radiaciones ionizantes en el organismo, sí tienen, e importantes, a largo plazo.

    También se modificaron los criterios del considerado "dosis débiles", criterios aún en debate debido a que se sabe, cada día con más certeza, que toda pequeña dosis de, por ejemplo, plomo, Provoca un efecto igual o incluso superior con el paso de los años que las dosis más elevadas. Por ejemplo, el 2011 la OMS no considera sano a ninguno de los tres millones de niños de los territorios oficialmente contaminados por el accidente nuclear de Chernobyl. Según esta organización, todos desarrollan diferentes patologías, de diversos grados de gravedad, relacionadas con el debilitamiento de las defensas.

    Ambientalmente desde el accidente nuclear se considera que se sabe con certeza, y se toman medidas técnicas y legales necesarias, que no es posible descontaminar un territorio entero después de cierto tipo de incidentes, es decir que nunca podrá ser como antes de él sino al contrario, las consecuencias ecológicas negativas (mutaciones genéticas, casos de cáncer, transmisión de estos a generaciones posteriores, etc.) aumentan.

    Consecuencias políticas después del accidente atómico de Chernóbil

    El accidente de Chernóbil fue determinante para el inicio del proceso de apertura de la Unión Soviética en la Europa Occidental, para el fin de la guerra fría y la perestroika.

    En Italia, por ejemplo, el accidente de Chernobyl y el hecho de que la radiactividad afectara el país provocó la proposición de un referéndum en el que se preguntaba si se quería tener o no energía nuclear procedente de centrales nucleares ubicadas en Italia. El referéndum se realizó el día 8 de noviembre de 1987 y el 80% de los votantes respondió "no", lo que conllevó el cierre de las tres centrales que en este momento estaban operativas en Italia.

    Autor:

    Fecha publicación: 5 de diciembre de 2019
    Última revisión: 5 de diciembre de 2019