Central nuclear de Isar, Alemania

Piscina de combustible nuclear gastado

Turbina de una central nuclear

Partícula beta

Partícula beta

Una partícula beta (β) es un electrón que sale disparado de un suceso radiactivo.

Por la ley de Fajans, si un átomo emite una partícula beta, su carga eléctrica aumenta en una unidad positiva y el número de masa atómica no varía. Esto se debe a que el número de masa o másico sólo representa el número de protones y neutrones, que en este caso el número total no es afectado, ya que un neutrón "pierde" un electrón, pero se transforma en un protón, es decir, un neutrón pasa a ser un protón y por tanto el total del número de masa atómica (protones más neutrones) no varía.

La interacción de las partículas beta con la materia generalmente tiene un rango de acción diez veces mayor y un poder ionizante igual a una décima en comparación con la interacción de las partículas alfa. Se pueden bloquear completamente bloqueados con unos pocos milímetros de aluminio.

El lo que respecta a la salud, las partículas beta son moderadamente penetrantes en el tejido vivo y pueden causar mutaciones espontáneas en el ADN.

Las fuentes beta se pueden usar en la radioterapia para matar las células cancerosas.

Radiación beta

La radiación beta es una forma de radiación ionizante emitida por ciertos tipos de núcleos radiactivos.

Esta radiación toma la forma de partículas beta (β), que son partículas de alta energía, expulsadas de un núcleo atómico en un proceso conocido como desintegración beta. Hay dos formas de desintegración beta, β - y β +, que respectivamente emiten un electrón o un positrón.

En la desintegración β -, un neutrón se convierte en un protón, un electrón y un antineutrino de electrones (la antipartícula del neutrino).

En la desintegración β + (observable en los núcleos ricos en protones), un protón interactúa con un antineutrino electrónico para obtener un neutrón y un positrón (aún no se ha observado la desintegración directa del protón en el positrón).

Debido a la presencia del neutrino, el átomo y la partícula beta normalmente no retroceden en direcciones opuestas. Esta observación parecía violar el principio de conservación de la energía y el impulso, pero como tal cosa no parecía probable, Wolfgang Pauli postuló la existencia de una tercera partícula neutral cuyo nombre, neutrino, fue acuñado por el italiano Edoardo. Amaldi, un colaborador cercano de Enrico Fermi, quien a su vez desarrolló una teoría de la desintegración beta que aún puede considerarse válida dentro de un nivel óptimo de aproximación. Esta decadencia está mediada por la fuerza nuclear débil.

Usos de las partículas beta

Las partículas beta se pueden usar para tratar problemas de salud como el cáncer de los ojos y los huesos y también se usan como marcadores. El estroncio 90 es el material más utilizado para producir partículas beta.

Las partículas Beta también se utilizan en el control de calidad para probar el grosor de un elemento, como el papel, que llega a través de un sistema de rodillos. Parte de la radiación beta se absorbe al pasar por el producto. Si el producto es demasiado grueso o delgado, se absorberá una cantidad de radiación correspondientemente diferente. Un programa informático que supervisa la calidad del papel fabricado moverá los rodillos para cambiar el grosor del producto final.

Un dispositivo de iluminación llamado betalight contiene tritio y un fósforo. Cuando el tritio se desintegra, emite partículas beta; estas golpean el fósforo, haciendo que el fósforo emita fotones, como el tubo de rayos catódicos de un televisor. La iluminación no requiere energía externa y continuará mientras exista el tritio (y los fósforos no cambien químicamente); La cantidad de luz producida disminuirá a la mitad de su valor original en 12.32 años, la vida media del tritio.

valoración: 3.4 - votos 5

Última revisión: 8 de marzo de 2019

Volver