Menu

Energía eléctrica

Calefacción eléctrica, qué es, cómo funciona y tipos

Calefacción eléctrica, qué es, cómo funciona y tipos

La calefacción eléctrica es una alternativa al uso de gas natural para calentar la casa. El sistema de calefacción eléctrica es un ejemplo de uso de la energía eléctrica

Tarta de Acelga
Tarta de Acelga

Existen muchos tipos de calefacciones eléctricas pero todas funcionan con el principio de la ley de Joule: se utiliza una resistencia eléctrica que genera calor cuando circula una corriente eléctrica por su interior.

¿Qué es la calefacción eléctrica?

La calefacción eléctrica es un sistema para generar calor en el hogar utilizando energía eléctrica como alternativa a los acumuladores de calor con caldera de gas.

Los sistemas de calefacción eléctrica son una solución para aquellos que no quieren depender del gas natural o no pretenden adquirir una chimenea de leña.

¿Cuáles son las ventajas de la calefacción eléctrica?

Teniendo en cuenta que la electricidad tiene un precio más alto que el gas, la calefacción eléctrica es especialmente adecuada para segundas viviendas o si vives lejos de la red de distribución de gas. Las ventajas también incluyen:

  • Menor costo de instalación

  • Menores costos de mantenimiento ordinario y extraordinario

  • Sin costes de mantenimiento para los controles de eficiencia de la chimenea o de la caldera

  • Menor frecuencia de roturas y averías.

Antes de tomar una decisión sobre la decisión de instalar una calefacción de gas natural o una de eléctrica hay que realizar un estudio de costes:

  • Averiguar si existen beneficios o incentivos estatales establecidos por ley en cada país.

  • El coste del precio del kwh eléctrico teniendo en cuenta la discriminación horaria comparado con el coste del gas.

  •  La calefacción eléctrica de bajo consumo se traduce en una opción ganadora para complementar un sistema existente, si vives lejos de la red de distribución de gas o apuntas firmemente hacia formas de consumo sostenibles.

¿Cuáles son los inconvenientes de la calefacción eléctrica?

En primer lugar es fundamental conocer el tamaño de la casa. Para apartamentos de más de 50 m2, esta solución comienza a ser especialmente cara, incluso si se combina con placas radiantes.

La mayor desventaja, sin embargo, está representada por los costos de la energía que consume el sistema de calefacción. Por la misma energía utilizada, el gas cuesta menos de un tercio de la electricidad. Además, antes de decidir siempre es recomendable evaluar la absorción de todos los electrodomésticos. Esta valoración es fundamental para calcular la potencia requerida y comprender la utilidad de evaluar opciones adicionales como la autoproducción de energía mediante la instalación de paneles fotovoltaicos.  

Modelos de calefacción eléctrica

Existen diferentes tipos de calefacción eléctrica en el mercado . Si los calentadores eléctricos para el calentamiento de agua y los radiadores eléctricos son los maestros:

Radiadores eléctricos: tipos y ventajas

Los calentadores eléctricos se utilizan para calentar ambientes sin una planta térmica. Apreciados por su comodidad en el transporte, que los hace móviles de una habitación, se dividen en dos amplias categorías:

  • Termoventiladores: de pequeño tamaño y bajos precios, son ideales para calentar estancias de menos de 30 metros cuadrados

  • Radiadores eléctricos: utilizan una resistencia eléctrica para calentar un fluido (agua o aceite en el caso de los radiadores de aceite) contenido en el dispositivo. En comparación con los calentadores de ventilador, cuestan más y pueden calentar habitaciones más grandes.

La eficiencia del radiador eléctrico depende del material del que esté hecho. En base a esto (cerámica, hierro fundido, piedra volcánica), el precio y la eficiencia energética cambian.

Radiadores suecos, la alternativa a los calefactores eléctricos habituales

El radiador sueco se está volviendo cada vez más popular entre los radiadores eléctricos. Es una variante de las clásicas estufas eléctricas, equipadas con resistencias cerámicas. Este convector no está equipado con ventiladores y tiene su parte calefactora dentro del radiador.

La calefacción eléctrica sueca funciona de la misma forma que una unidad de aire acondicionado que en lugar de generar aire frío, propaga el aire caliente al ambiente. Estos sistemas de calefacción eléctrica disponen de un termostato que detecta la diferencia entre la temperatura del aire de entrada y la temperatura configurada por el usuario.

En comparación con los calentadores eléctricos, además, los radiadores suecos no levantan polvo, no queman oxígeno ni resecan el aire circundante. Frente a un coste inicial de unos pocos cientos de euros, se caracterizan por su longevidad y bajos costes de mantenimiento.

Calefacción por suelo radiante eléctrica

Depender de la calefacción eléctrica significa limitar el consumo de energía. No faltan alternativas a los radiadores suecos y pueden alimentarse, sin distinción, mediante sistemas fotovoltaicos o solares térmicos, bombas de calor o calderas tradicionales.

Una forma de calefacción eléctrica de bajo consumo está representada sin duda por el suelo eléctrico.

Este sistema puede equiparse tanto con un sistema de agua como con un sistema eléctrico y necesita un termostato en cada habitación de la casa. Es preferible a una calefacción de zócalo, es decir, que recorre la pared de una habitación, por razones estéticas (ya que no requiere electrodomésticos adicionales en la habitación), porque no levanta polvo y porque permite llevar muebles más cerca de las paredes.

El principal inconveniente de la calefacción eléctrica por suelo radiante es el costo inicial. Sin embargo, el coste inicial se amortiza rápidamente gracias al considerable ahorro obtenido en la factura de la luz . 

Calefacción eléctrica de pared: ¿mejor solo o acompañado?

Invisible y silencioso, la calefacción eléctrica de pared funciona bien tanto de forma independiente como en combinación con otras formas de calefacción, quizás en las zonas más frías de la casa.

Este sistema transforma la energía producida en calor en contacto con cuerpos y superficies, mientras que la instalación se puede realizar bajo el yeso de la pared o una lámina de cartón-yeso. Se puede gestionar el calor, así como la temperatura y los tiempos de uso.

Al igual que la calefacción por suelo radiante, no genera polvo ni ocupa espacio. Sin embargo, no permite acercar muebles a las paredes donde se inserta el implante. El costo es alto, pero se puede amortizar a mediano y largo plazo.

Pros y contras de la calefacción eléctrica por zócalo

El zócalo de calefacción eléctrica es en cambio una solución más conveniente, pero tiene algunas limitaciones.

El sistema se coloca dentro del zócalo a lo largo del perímetro de cada habitación y los modos de calefacción son eléctrico, agua o mixto.

Las desventajas más obvias son dos:

  • La imposibilidad de calentar las áreas centrales de las habitaciones grandes

  • La incompatibilidad con los muebles.

¿Calefacción eléctrica de techo o infrarrojos?

Si las soluciones de calefacción de pared o suelo no son adecuadas para sus necesidades, puede considerar un sistema de calefacción de techo. En este caso, el sistema se cubre con el techo de cartón-yeso y el calor se libera de la superficie más cálida a la más fría.

El costo por metro cuadrado se acerca al de la calefacción por suelo radiante eléctrico. Sin embargo, como hemos visto, estos sistemas permiten optimizar el ahorro si se asocian a la energía fotovoltaica.

Si está pensando en optar por esta solución, sólo puede considerar la calefacción por infrarrojos. De esta forma, las ondas electromagnéticas generarán calor, explotando el techo y las paredes.

Autor:

Fecha publicación: 25 de octubre de 2021
Última revisión: 25 de octubre de 2021