Menu

Estructura del átomo

Isótopos radioactivos: origen, aplicaciones y riesgos asociados

Isótopos radioactivos: origen, aplicaciones y riesgos asociados

Los isótopos radioactivos son variantes de un mismo elemento químico que tienen un número diferente de neutrones en el núcleo atómico. Esto significa que tienen la misma cantidad de protones en su núcleo, lo que determina su identidad química, pero difieren en la cantidad de neutrones presentes.

La radiactividad se refiere a la propiedad de ciertos núcleos atómicos inestables de descomponerse espontáneamente con el tiempo. Durante este proceso, los núcleos emiten partículas subatómicas y radiación en forma de rayos alfa (partículas alfa), rayos beta (partículas beta) y rayos gamma.

Esta desintegración radioactiva puede ser acompañada por la emisión de partículas de alta energía y la liberación de energía en forma de radiación.

¿Cómo se obtienen los isótopos radioactivos?

Los isótopos radioactivos pueden tener diferentes orígenes dependiendo de su naturaleza.

Origen natural

En primer lugar, algunos isótopos radioactivos se forman de manera natural en la Tierra como resultado de la desintegración de elementos radioactivos primordiales. Por ejemplo, el uranio-238 se descompone en una serie de etapas para formar una serie de isótopos radiactivos, incluyendo el radio-226 y el plomo-206. Estos isótopos se encuentran en minerales y rocas, y su desintegración a lo largo del tiempo se utiliza en la datación radiométrica para determinar la edad de objetos geológicos y arqueológicos.

Origen artificial

Además, los isótopos radioactivos también se generan de forma artificial en los reactores nucleares y en los aceleradores de partículas. En los reactores nucleares, los isótopos radiactivos se producen mediante la fisión nuclear, que es la división de núcleos atómicos pesados, como el uranio-235 y el plutonio-239. Estos isótopos radiactivos se utilizan en la generación de energía nuclear y en aplicaciones industriales y científicas.

En los aceleradores de partículas, los isótopos radioactivos se generan mediante reacciones nucleares inducidas por bombardeo de partículas aceleradas.

Aplicaciones de los isótopos radiactivos 

Los isótopos radioactivos tienen diversas aplicaciones en diferentes campos. Aquí hay algunos ejemplos de cómo se utilizan:

Medicina nuclear

Los isótopos radioactivos se utilizan en diagnósticos y tratamientos médicos. En la medicina nuclear, se administran isótopos radiactivos al paciente y se utilizan detectores especiales para obtener imágenes detalladas del interior del cuerpo.

Estas técnicas permiten detectar enfermedades, evaluar la función de órganos y tejidos, y realizar tratamientos dirigidos, como la radioterapia.

Datación radiométrica

Los isótopos radioactivos se utilizan para determinar la edad de objetos antiguos y eventos geológicos.

Por ejemplo, el carbono-14 se utiliza para datar materiales orgánicos, como huesos y restos arqueológicos, mientras que el uranio-238 se utiliza para datar rocas y minerales.

Generación de energía nuclear

Una forma de generar electricidad es utilizando isótopos como el uranio-235 y el plutonio-239 como combustible nuclear en reactores nucleares. Estos isótopos se someten a fisión nuclear, liberando una gran cantidad de energía en forma de calor, que se transforma hasta obtener electricidad a través de unas turbinas de vapor.

Investigación científica

Los isótopos radioactivos se utilizan en la investigación científica para estudiar la estructura y propiedades de los átomos, realizar experimentos de trazado y seguir el recorrido de sustancias en sistemas biológicos y químicos.

Control de calidad e inspección

En algunos procesos de inspección de materiales y la medición de espesores, densidades y composiciones se utilizan isótopos radioactivos. También se utilizan en la detección de fugas y en la radiografía industrial para evaluar la integridad de estructuras y soldaduras.

Agricultura y seguridad alimentaria

En la investigación agrícola se utilizan para estudiar el crecimiento de las plantas, el metabolismo de los nutrientes y la eficiencia de los fertilizantes. También se utilizan en la detección de plaguicidas y la irradiación de alimentos para su conservación y eliminación de microorganismos.

Riesgos de los isótopos radiactivos

Los isótopos radioactivos presentan ciertos riesgos para la salud y el medio ambiente. Aquí se mencionan algunos de los riesgos asociados:

  1. Radiación ionizante: La radiación emitida puede ser perjudicial para los tejidos vivos. Puede dañar las células y el ADN, lo que puede resultar en efectos agudos, como quemaduras, síndrome de irradiación aguda y daño a órganos internos. La exposición crónica a dosis bajas de radiación puede aumentar el riesgo de cáncer y trastornos genéticos a largo plazo.

  2. Contaminación radiactiva: La liberación no controlada de isótopos radioactivos al medio ambiente puede conducir a la contaminación radiactiva. Esto puede ocurrir como resultado de accidentes nucleares, fugas de reactores nucleares, mal manejo de materiales radiactivos o la incorrecta disposición de desechos radiactivos. La contaminación radiactiva puede afectar la salud de las personas, la vida silvestre y los ecosistemas, y puede persistir durante períodos prolongados.

  3. Riesgos laborales: Las personas que trabajan en la industria nuclear, medicina nuclear y otras áreas relacionadas con materiales radioactivos pueden enfrentar riesgos ocupacionales. La exposición prolongada o elevada a la radiación puede tener efectos perjudiciales para su salud.

  4. Riesgos de transporte: El transporte de materiales radiactivos, como los isótopos radioactivos utilizados en la medicina y la investigación, presenta ciertos riesgos. Se deben seguir regulaciones estrictas y protocolos de seguridad para garantizar un transporte seguro y minimizar el riesgo de exposición a la radiación en caso de accidentes o fugas.

  5. Preocupaciones de seguridad nuclear: Los isótopos radioactivos también pueden plantear riesgos de seguridad en el contexto de la energía nuclear. La seguridad y la gestión adecuada de los reactores nucleares, el manejo de los desechos radiactivos y la prevención de accidentes nucleares son aspectos críticos para minimizar los riesgos para la salud y el medio ambiente.

Autor:

Fecha publicación: 26 de junio de 2023
Última revisión: 27 de junio de 2023