La energía nuclear se utiliza
en muchos sitios del planeta

La tecnología nuclear está ampliamente
extendida por todo el planeta

Energía nuclear en Brasil

Energía nuclear en Brasil

En 2016, la producción bruta de electricidad en Brasil fue de 579 TWh, incluyendo 381 TWh (66%) de energía hidroeléctrica, 56 TWh (10%) de gas, 51 TWh (9%) de biomasa y residuos, 34 TWh (6%) de energía eólica y energía solar, 26 TWh (4%) de carbón, 16 TWh (3%) de energía nuclear y 15 TWh (3%) de petróleo.

La alta dependencia de la energía hidroeléctrica da lugar a cierta vulnerabilidad climática que está impulsando la política para disminuir la dependencia de ella. 

Alrededor del 40% de la electricidad de Brasil es producida por el sistema nacional de Eletrobrás a . Alrededor del 20% de la electricidad proviene de servicios públicos estatales, y el resto proviene de empresas privadas. No se permite la inversión privada en energía nuclear, aunque esto está bajo revisión.

Desarrollo de la industria nuclear en Brasil

Brasil comenzó a desarrollar tecnología nuclear en 1951 bajo el recién creado Consejo Nacional de Investigación, pero aceleró esto bajo un régimen militar de 1964 a 1985. En 1970, el gobierno decidió buscar ofertas para una planta nuclear inicial. El contrato llave en mano para Angra 1 fue otorgado a Westinghouse, y la construcción comenzó en 1971 en un sitio costero entre Río de Janeiro y São Paulo. Este es ahora el complejo de la central nuclear Almirante Álvaro Alberto (CNAAA) en el estado de Río de Janeiro, 130 km al oeste de Río.

En 1975, el gobierno adoptó una política para ser completamente autosuficiente en tecnología nuclear y firmó un acuerdo con Alemania Occidental para el suministro de ocho unidades nucleares de 1300 MWe durante 15 años. Los dos primeros (Angra 2 y 3) se construirían de inmediato, con equipos de Kraftwerk Union (KWU) b. El resto tenía 90% de contenido brasileño en virtud del acuerdo de transferencia de tecnología. Para lograr esto, se creó una empresa estatal Empresas Nucleares Brasileiras SA (Nuclebrás) con varias subsidiarias centradas en aspectos particulares de la ingeniería y el ciclo del combustible nuclear.

Sin embargo, los problemas económicos de Brasil hicieron que se interrumpiera la construcción de los dos primeros reactores brasileño-alemanes, y que todo el programa se reorganizó a fines de los años ochenta. En 1988, una nueva empresa, Indústrias Nucleares do Brasil SA (INB), se hizo cargo de las filiales del ciclo de combustible front-end de Nuclebrás. La responsabilidad de la construcción de Angra 2 y 3 se transfirió a la empresa de servicios públicos Furnas Centrais Elétricas SA(Furnas), filial de Eletrobrás. Sin embargo, Nuclen, una antigua filial de Nuclebrás que también contó con la participación de KWU, se mantuvo como el arquitecto de la planta nuclear y la empresa de ingeniería.

La construcción de Angra 2 se reanudó en 1995, con una inversión nueva de 1.300 millones de dólares de los bancos alemanes, Furnas y Eletrobrás. Luego, en 1997, las operaciones nucleares de Furnas se fusionaron con Nuclen para formar Eletrobrás Termonuclear SA ( Eletronuclear ), una nueva subsidiaria de Eletrobrás c, y responsable de toda la construcción y operación de centrales nucleares.

Después de revisar la política de 2013, en mayo de 2015, el gobierno dijo que Angra 3 sería la última planta de energía nuclear construida como un proyecto de obras públicas, abriendo el camino para el capital privado en las siguientes cuatro unidades.La fabricación de equipos pesados ​​sigue siendo responsabilidad de la antigua filial de Nuclebrás Equipamentos Pesados ​​SA (Nuclear Heavy Equipment, NUCLEP). Tanto NUCLEP como INB son filiales de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN), pero son administrativamente independientes de esta , e informan directamente al Ministerio de Ciencia y Tecnología ( Ministério da Ciência e Tecnologia ).

Eletrobrás, propietario de Eletronuclear, depende del Ministerio de Minas y Energía.Existe una continua influencia militar en el programa nuclear de Brasil. Brasil es el único estado sin armas nucleares en el que los militares arriendan la tecnología de enriquecimiento de uranio al programa nuclear civil, y la marina impulsa los avances tecnológicos en el campo nuclear. También Brasil es el único estado sin armas nucleares que desarrolla un submarino de propulsión nuclear. 

Centrales nucleares de Brasil

Angra 1 sufrió problemas continuos con su sistema de suministro de vapor y se cerró durante algún tiempo durante sus primeros años. Su factor de carga de por vida durante los primeros 15 años fue solo del 25%, pero desde 1999 ha sido mucho mejor. El contenido local fue de alrededor del 8%.

Las obras civiles en Angra 2 comenzaron en 1976 y, debido a la falta de recursos financieros y un crecimiento de la demanda inferior al esperado, solo comenzó a funcionar a fines de 2000. El contenido local fue de alrededor del 40%.

Central nuclear Angra 3

Angra 3 fue diseñada para ser un gemelo de la unidad 2. El trabajo comenzó con el proyecto en 1984, pero se suspendió en 1986 antes de que comenzara la construcción completa.

En noviembre de 2006, el gobierno anunció planes para completar Angra 3 y también construir otras cuatro plantas nucleares de 1000 megavatios eléctricos (MWe) a partir de 2015 en un solo sitio. La aprobación de la construcción de Angra 3 fue confirmada por el Consejo Nacional de Política Energética de Brasil en junio de 2007 y recibió la aprobación presidencial en julio.

La aprobación ambiental se otorgó en marzo y todas las demás aprobaciones en julio de 2009. Será esencialmente la misma que la unidad 2, pero con los sistemas de control e instrumentación digital. En diciembre de 2008, Eletronuclear firmó un acuerdo de cooperación industrial con Areva, confirmando que Areva completará Angra 3 y se considerará para suministrar reactores adicionales. Areva también firmó un contrato de servicios para Angra 1. 

El primer concreto para Angra 3 fue en junio de 2010, siguiendo de cerca la licencia de construcción de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN). Se esperaba que la planta estuviera en operación a fines de 2015 después de 66 meses. En noviembre de 2013, en línea con el acuerdo de 2008, otorgó a Areva un contrato de 1.25 mil millones de euros (1.700 millones de dólares) para servicios y componentes de ingeniería, instrumentación digital y sistema de control, supervisión de trabajos de instalación y puesta en servicio de la unidad.

Dos consorcios brasileños pujan por los contratos de instalación. Uno fue para el ensamble electromecánico asociado con el sistema primario del reactor, valorado en alrededor de BRL 1,31 mil millones ($ 640 millones), y otro fue para trabajos secundarios, estimado en BRL 1,67 mil millones ($ 816 millones). Ambos fueron otorgados en febrero de 2014. El contenido local se estima en alrededor del 70%.

Tras una investigación de corrupción a mediados de 2015, Eletrobras suspendió ambos contratos. A mediados de 2016, las investigaciones de corrupción involucraron a Eletronuclear, y luego se agotaron los fondos, se detuvo el trabajo y se llevó el cronograma de construcción más allá de 2018. En enero de 2017, Eletronuclear anuló formalmente el contrato electromecánico, rechazando las apelaciones de las compañías Andrade Gutierrez, Camargo Correa , Queiroz Galvão, UTC, Techint, Odebrecht y EBE. La unidad está completada en un 70%.

En diciembre de 2010, el banco nacional de desarrollo de Brasil, BNDES, aprobó BRL 6,1 mil millones (US $ 3,6 mil millones) en financiamiento para Angra 3, cubriendo casi el 60% del costo entonces estimado de BRL 9,9 mil millones. En diciembre de 2012, el banco estatal Caixa Economica Federal acordó prestar BRL 3.8 mil millones ($ 1.86 mil millones) a Eletrobras para completar la planta. El costo total estimado fue de $ 7.59 mil millones.

En la actualidad, la construcción de Angra 3 está suspendida. En marzo de 2017, el gobierno anunció que planeaba vender Angra 3 para 2018. El viceministro de Energía dijo que los inversionistas rusos y chinos habían expresado interés, aunque Eletronuclear sería el operador. En julio de 2017, se informó que China National Nuclear Corporation (CNNC) estaba interesada, junto con Rosatom, Kepco y un consorcio Mitsubishi-Areva. En septiembre de 2017, se firmó un acuerdo con CNNC para promover la construcción de Angra 3 y futuros proyectos. A esto le siguió la firma de acuerdos similares con Rosatom en noviembre de 2017 y EDF en junio de 2018.

El Consejo Nacional de Política Energética en junio de 2017 revisó las formas de reiniciar la construcción, pero el gobierno espera que se demoren unos cinco años y que se completen los BRL 9 mil millones ($ 2,9 mil millones) para completar la unidad. Otro informe coloca la estimación del gobierno en BRL 17 mil millones ($ 5,4 mil millones).

Económicamente, la energía de las plantas nucleares existentes a aproximadamente $ 75 / MWh es aproximadamente 1.5 veces más costosa que la de la hidroeléctrica establecida, y se espera que la energía de Angra 3 sea un poco más cara que la hidroeléctrica antigua, aproximadamente la misma que la del carbón y la energía. más barato que el de gas. En general, la inclusión de Angra 3 en las proyecciones reduce ligeramente los precios de la red.

Recursos de uranio y ciclo del combustible

Resultante de la exploración activa en 1970 y 1980, Brasil ha conocido los recursos de 278.000 toneladas d del uranio - 5% del total mundial. Ha habido poca inversión en exploración desde mediados de los años ochenta.

Tres depósitos principales son: Pocos de Caldas (estado de Minas Gerais; mina cerrada en 1997); Lagoa Real o Caetité (estado de Bahía; operativo desde 1999); e Itataia, ahora llamada Santa Quitéria (estado de Ceará; fosfato como co-producto; inicio de producción planeado).En la constitución de 1988, el gobierno federal reservó un monopolio sobre los recursos de uranio y su desarrollo. Se proponen enmiendas para abrir la exploración de uranio y la minería a empresas privadas, como se hizo en el sector de petróleo y gas en 1995.

valoración: 3 - votos 1

Última revisión: 24 de septiembre de 2018